2341
Home » Misioneros » Perfil – Coralis Salvador

Coralis Salvador

 

Año que se unió a MKLM: 2000

País: Frontera México – Estados Unidos

Ciudad: El Paso, Texas

Apostolado: Voluntaria comunitaria en la Casa Oscar Romero, un refugio para solicitantes de asilo, puestos en libertad por el ICE o la CBP y también en el programa de alimentación de la Iglesia Sagrado Corazón en “La Tilma”.

Área del apostolado: Justicia y Paz

 

Objetivo del apostolado:

Aliviar las dificultades de los migrantes y brindarles una transición apacible y afectuosa, antes de que se embarquen en sus nuevas vidas y desafíos en los Estados Unidos.

Apostolado:

Mi papel en la Casa Oscar Romero es servir a los huéspedes de corto plazo, que son entre ellos: solicitantes de asilo, refugiados, migrantes (hombres, mujeres, familias, niños) que han sido puestos en libertad por el ICE (Servicio de Control de Inmigración de Aduanas) o por la CBP (Servicio de Aduanas y Proteccion Fronteriza), así como también a solicitantes de asilo con discapacidades físicas y pacientes del University Medical Center. En el refugio, nosotros brindamos comida y alojamiento, ropa, cuidado personal para huéspedes con discapacidades (muchas de las cuales se deben a caídas y accidentes ocurridos mientras cruzaban la frontera), y servimos también como un recurso y un enlace para otras organizaciones que apoyan las n necesidades de los huéspedes. La Casa Oscar Romero es parte de la organización Casa de la Anunciación en El Paso y Ciudad Juárez, Mexico. Parte de mi responsabilidad incluye varios roles: administrativo (entrevistando y aceptando a huéspedes), trabajo de oficina, preparar comidas, lavar/limpiar, cuidar a los huéspedes discapacitados y atender sus necesidades y ocuparme de las actividades sociales.

En el programa alimenticio en la comunidad de la Parroquia Sagrado Corazón en La Tinga, nosotros empacamos alimentos secos y preparamos y cocinamos comidas frescas que son distribuidas una vez por semana a personas sin techo, trabajadores migrantes, refugiados, familias marginadas, a los ancianos, y a hombres y mujeres que han perdido sus fuentes de trabajo.

 

Datos Personales:

Coralis nació en Las Filipinas y se graduó de la Universidad Maryknoll (en la actualidad: Miriam) en Quezon City. Al trasladarse a los Estados Unidos, vivió en San Francisco, California, donde crió a cinco niños mientras trabajaba como administradora para una firma de banca de inversión. También ella participaba activamente en la parroquia Santa Cecilia, San Francisco y era voluntaria para la Línea Nocturna HIV/AIDS de San Francisco.

Coralis comenzó su trayectoria con Misioneros Laicos Maryknoll, sirviendo en Kenia. Recientemente ella coordinó el HOPE (Helping Orphans Pursue Education) Project en Mombasa. Previamente fue la administradora de la primera clínica de epilepsia de Mivumoni, ubicada en el área rural de Shimba Hills. En Kilifi, norte de Mombasa, sirvió como miembro del Comité de Recursos para Sordos de la Escuela Secundaria Pwani. Coralis proporcionó difusión contínua y ayudó a recaudar fondos para completar la construcción de la primera escuela secundaria/vocacional para sordos en la región costera de Kenia, en el 2008. En el año 2012, la escuela graduó a sus primeros estudiantes, Forma IV. 

 

Coralís fue parte del equipo inicial arquidiocesano de Mombassa que construyó un centro de rescate para niños, jóvenes y adultos, víctimas de tráfico y abuso. En la parroquia San Francisco de Asís, en Kikambala ella dirigía dos dispensarios, donde atendían la difícil situación de pacientes de la Costa Norte que habían sido tratados con negligencia.

Basado en sus experiencias, Coralís es coautora del libro

What’s So Blessed About Being Poor (Orbis Books 2012).

Coralis dice: “Jesus invitó a sus primeros discípulos ‘vengan y vean’ (Juan 1:39). ¡Yo llegué a la misión para ‘venir y ver’! Sin saberlo yo, he sido conquistada y transformada. Han sido más de 20 años de evolución enriquecedora al servir a mujeres y niños marginados de Kenia y ahora a migrantes en la frontera de Méxido y los Estados Unidos. Continúo sirviendo, porque ser una misionera laica es mi vocación y mi vida. Le invito a usted también a ‘VENIR Y VER ‘”.